En qué creemos

I -Las Escrituras

La Santa Escritura es totalmente verdadera y confiable; por tanto es y permanecerá siendo hasta el fin del mundo, el centro verdadero de la unión Cristiana, y la norma suprema por la cual toda conducta, credos, y opiniones religiosas humanas deben ser juzgadas.

Ex 24:4; 4:1-2; 17:19; Jos 8:34; Sal 19:7-10; 119:11, 89, 105, 140; Is 34:16; 40:8; Jer 15:16; 36:1-32; Mt 5:17-18; 22:29; Lc 21:33; 24:44-46; Jn 5:39; 16:13-15; 17:17; Hch 2:16; 17:11; Ro 15:4; 16:25-26; 2Ti 3:15-17; Heb 1:1-2; 4:12; 1P 1:25, 2P 1:19-21

II. Dios

Hay un Dios, y solo uno, viviente y verdadero. El Dios eterno y trino se revela a sí mismo como Padre, Hijo y Espíritu Santo, con distintos atributos personales, pero sin división de naturaleza, esencia o ser.

Dios el Padre

Dios como Padre reina con cuidado providencial sobre todo su universo. Él es paternal en su actitud hacia todos los hombres.

Gn 1:1; 2:7; Ex 3:14; 6:2-3; 15:11; 20:l; Lv 22:2; Dt 6:4; 32:6; 1Cr 29:10; Sal 19:1-3; Is 43:3,15; 64:8; Jer 10:10; 17:13; Mt 6:9; 7:11; 23:9; 28:19; Mc 1:9-11; Jn 4:24; 5:26; 14:6-13; 17:1-8; Hch 1:7; Ro 8:14-15; 1Co 8:6; Gl 4:6; Ef 4:6; Col 1:15; 1Ti 1:17; Heb 11:6; 12:9; 1P 1:17; 1Jn5:7

Dios el Hijo

Cristo es el Hijo eterno de Dios. En su encarnación como Jesucristo fue concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen María.

Gn 18:1; Sal 2:7; 110:1; Is 7:14; 53; Mt 1:18-23; 3:17; 8:29; 11:27; 14:33; 16:16,27; 17.5: 27; 28:1-6,19; Mc 1:1; 3:11, Lc 1.35; 4:41; 22:70; 24:46; Jn 1:1-18,29; 10:30,38; 11:25-27; 12:44-50;14:7-11; 16:15-16,28; 17:1-5,21:22; 20:1-20,28; Hch 1:9; 2:22-24; 7:55-56; 9:4-5,20; Ro 1:3-4; 3:23-26; 5:6-21; 8:1-3,34; 10:4; 1Co 1:30; 2:2; 8:6; 15:1-8, 24-28; 2Co 5:19-21; 8:9; Gl 4:4-5; Ef 1:20; 3:11; 4:7-10; Flp 2:5-11; Col 1:13-22; 2:9; 1Ts 4:14-18; 1Ti 2:5-6; 3:16; Tito 2:13-14; Heb 1:1-3; 4:14-15; 7:14-28; 9:12-15, 24-28; 12:2; 13:8; 1P 2:21-25; 3:22; 1Jn 1:7-9; 3:2; 4:14-15; 5:9; 2Jn 7-9; Ap 1:13-16; 5:9-14; 12:10-11; 13:8; 19:16

Dios el Espíritu Santo

El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, completamente divino. Él inspiró a santos hombres de la antigüedad para que escribieran las Escrituras. Él ilumina y da poder al creyente y a la iglesia en adoración, evangelismo, y servicio.

Gn 1:2; Jue 14:6; Job 26:13; Sal 51:11; 139:7; Is 61:1-3; Jl 2:28-32; Mt 1:18; 3:16; 4:1; 12:28-32; 28:19; Mc 1:10,12; Lc 1:35; 4:1, 18-19; 11:13; 12:12; 24:49; Jn 4:24; 14:16-17,26; 15:26; 16:7-14; Hch 1:8; 2:1-4,38; 4:31; 5:3; 6:3; 7:55; 8:17,39; 10:44; 13:2; 15:28; 16:6; 19:1-6; Ro 8:9-11,14-16,26-27; 1Co 2:10-14; 3:16; 12:3-11,13; Gl 4:6; Ef 1:13-14; 4:30; 5:18; 1Ts 5:19; 1Ti 3:16; 4.1; 2Ti 1:14; 3:16; Heb 9:8,14; 2P 1:21; 1Jn 4:13; 5:6-7; Ap 1:10: 22:17

III. El hombre

El hombre es la creación especial de Dios, hecho a su propia imagen. Él los creó hombre y mujer como la corona de su creación.

Gn 1:26-30; 2:5, 7:18-22; 3; 9:6; Sal 1; 8:3-6; 32:1-5; 51:5; Is 6:5; Jer 17:5; Mt 16:26; Hch 17:26-31; Ro 1:19-32; 3:10-18,23; 5:6,12,19; 6:6; 7:14-25; 8:14-18,29; 1Co 1:21-31; 15:19,21-22; Ef 2:1-22; Col 1:21-22; 3:9-11

IV. Salvación

La salvación implica la redención total del hombre, y se ofrece gratuitamente a todos los que creen en la obra terminada de Jesucristo en la cruz.

Gn 3:15; Ex 3:14-17; 6:2-8; Mt 1:21; 4:17; 16:21-26; 27:22-28:6; 1:68-69; 2:28-32; Jn 1:11-14,29; 3:3-21,36; 5:24; 10:9,28-29; 15:1-16;17:17; 2:21; 4:12; 15:11; 16:30-31; 17:30-31; 20:32; Ro 1:16-18;2:4; 3:23-25; 4:3; 5:8-10; 6:1-23; 8:1-18,29-39; 10:9-10,13; 13:11-14; 1Co 1:18, 30; 6:19-20; 15:10; 2Co 5:17-20; Gl 2:20; 3:13; 5:22-25; 6:15; Ef 1:7; 2:8-22; 4:11-16; Flp 2:12-13; Col 1:9-22; 3:1; 1Ts 15:23-24; 2Ti 1:12; Tito 2:11-14; Heb 2:1-3; 5:8-9; 9:24-28; 11:1-12:8,14; Stg 2:14-26; 1P 1:2-23; 1Jn 1:6-2.11; Ap 3:20; 21:1-22:5

V. El Propósito de la Gracia de Dios

La elección es el propósito de la gracia de Dios, según el cual Él regenera, justifica, santifica y glorifica a los pecadores.

Gn 12:1-3; Ex 19:5-8; 1S 8:4-7,19-22; Is 5:1-7; Jer 31:31; Mt 16:18-19; 21:28-45; 24:22,31; 25:34; Lc 1:68-79; 2:29-32; 19:41-44; 24:44-48; Jn 1:12-14; 3:16; 5:24; 6:44-45,65; 10:27-29; 15:16; 17:6,12:17-18; Hch 20:32; Ro 5:9-10; 8:28-29; 10:12-15; 11:5-7,26-36; 1Co 1:1-2; 15:24-28; Ef 1:4-23; 2:1-10; 3:1-11; Col 1:12-14; 2Ts 2:13-14; 2Ti 1:12; 2:10,19; Heb 11:39-12:2; Stg 1:12; 1P 1:2-5,13; 2:4-10; 1Jn 1:7-9; 2:19; 3:2

VI. La Iglesia

Una iglesia del Nuevo Testamento del Señor Jesucristo es una congregación local y autónoma de creyentes bautizados, asociados en un pacto en la fe y el compañerismo del evangelio.

Mt 16:15-19; 18:15-20; Hch 2:41-42, 47; 5:11-14; 6:3-6; 14:23,27; 15:1-30; 16:5; 20:28; Ro 1:7; 1Co 1:2; 3:16; 5:4-5; 7:17; 9:13-14; 12, Ef 1:22-23; 2:19-22; 3:8-11,21; 5:22-32; Flp 1:1; Col 1:18; 1Ti 2:9-14; 3:1-15; 4:14; Heb 11:39-40; 1P 5:1-4; Ap 2-3; 21:2-3

VII. El Bautismo y la Cena del Señor

El bautismo cristiano es la inmersión de un creyente en agua en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.
La Cena del Señor es un acto simbólico de obediencia por el cual los miembros de la iglesia, al participar del pan y del fruto de la vid, conmemoran la muerte del Redentor y anuncian su segunda venida.

Mt 3:13-17; 26:26-30; 28:19-20; Mc 1:9-11; 14:22-26; Lc 3:21-22; 22:19-20; Jn 3:23; Hch 2:41-42; 8:35-39; 16:30-33; 20:7; Ro 6:3-5; 1Co 10:16,21; 11:23-29; Col 2:12

VIII. Evangelismo y Misiones

Es deber y privilegio de cada seguidor de Cristo y de cada iglesia del Señor Jesucristo esforzarse por hacer discípulos de todas las naciones.

Gn 12:1-3; Ex 19:5-6; Is 6:1-8; Mt 9:37-38; 10:5-15; 13:18-30,37-43; 16:19; 22:9-10; 24:14; 28:18-20; Lc 10:1-18; 24:46-53; Jn 14:11-12; 15:7-8,16; 17:15; 20:21; Hch 1:8; 2; 8:26-40; 10:42-48; 13:2-3; Ro 10:13-15; Ef 3:1-11; 1Ts 1:8; 2Ti 4:5; Heb 2:1-3; 11:39-12:2; 1P 2:4-10; Ap 22:17

IX. Mayordomía

Dios es la fuente de todas las bendiciones, temporales y espirituales; todo lo que tenemos y somos se lo debemos a Él. Los Cristianos deben contribuir de lo que tienen, alegre, regular, sistemática, proporcional y liberalmente para el progreso de la causa del Redentor en la tierra.

Gn 14:20; Lv 27:30-32; Dt 8:18; Mal 3:8-12; Mt 6:1-4,19-21; 19:21; 23:23; 25:14-29; Lc 12:16-21,42; 16:1-13; Hch 2:44-47; 5:1-11; 17:24; 25:20-35; Ro 6:6-22; 12:1-2; 1Co 4:1-2; 6:19-20; 12; 16:1-4; 2Co 8-9; 12:15; Flp 4:10-19; 1P 1:18-19

X. La Familia

Dios ha ordenado la familia como la institución fundamental de la sociedad humana. Está compuesta por personas relacionadas unas con otras por matrimonio, sangre o adopción.
El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer en un pacto de compromiso por toda la vida.

Gn 1:26-28; 2:15-25; 3:1-20; Ex 20:12; Dt 6:4-9; Jos 24:15; 1S 1:26-28; Sal 51:5; 78:1-8; 127; 128; 139:13-16; Pr 1:8; 5:15-20; 6:20-22; 12:4; 13:24; 14:1; 17:6; 18:22; 22:6,15; 23:13-14; 24:3: 29:15,17; 31:10-31; Ec 4:9-12; 9:9; Mal 2:14-16; Mt 5:31-32; 18:2-5; 19:3-9; Mc 10:6-12; Ro 1:18-32; 1Co 7:1-16; Ef 5:21-33;6:1-4; Col 3:18-21; 1Ti 5:8,14; 2Ti 1:3-5; Tito 2:3-5; Heb 13:4; 1P 3:1-7